Un rayo de luz se asoma por mi ventana

Creo que muchos han oído decir que al final del túnel, siempre hay una luz, o que nunca está más oscuro que cuando va amanecer.

Y yo les digo que, a pesar de muchos días grises, del dolor y todos sus bemoles, hay días que un rayo de luz se asoma por mi ventana, y es que en la vida no todo es tan malo ni tan bueno, de una mala situación siempre se puede sacar algo provechoso. Sé que están pesando que suena a cliché, pero si se puede y todo depende de una sola cosa. La actitud.

Porque ese rayo de luz del que les hablo depende mucho de mi actitud ese día, no es que el asome por sí solo, yo abro las cortinas de mi alcoba para permitirle que me ilumine el día, los pensamientos, la vida misma, pero a la vez les cuento que yo no soy perfecta y hay días que les cierro las ventanas, las puertas, la más mínima brecha por donde pueda entrar, me hundo en mis pensamientos, mis emociones, mi dolor, me auto encierro en mi propio cuerpo, si en ese cuerpo que siendo temporalmente mío , porque Dios me lo presto, trata de atacarme, de hacerme daño.

A veces es necesario tener esos días, funestos y oscuros, para apreciar los días buenos y todo lo que se tiene en esta vida.

Últimamente estoy tratando de abrir no solo mis ventanas sino mi vida, para, así como el sol ilumina el mundo, se iluminen mis días, que la paz y la felicidad me arrope como la caricia del suave sol de la mañana y que un destello de luz me marque el norte desde mi ventana.

Iluminar tu vida, te corresponde a ti. La fe no tiene validez sin obras, sin hechos sin que tomes una decisión. Aunque a veces sucumbo ante toda la situación de lidiar con el Lupus , la Fibromialgia y la vida que a veces se torna tan difícil, yo tome la decisión de que a pesar de todo llenaré mi vida de luz, y mi gran primer paso para esto ha sido empezar a ser YO, con mi estilo peculiar, viviendo bajo mi verdad, que consiste en mi forma particular de ver las cosas y el mundo, haciendo lo que siento que debo hacer, encerrada en una burbuja de estrellas, pero a la vez muy cercana a la realidad.

Con todo esto quiero decirles nueva vez que todo se trata de decisiones y actitud, si tu cuerpo se vuelve en tu contra enséñale que tu alma es más fuerte que él, que puede con todo, que transciende barreras, dile a tu cuerpo que el podrá autodestruirse pero que nunca podrá martirizar, ni matar tu alma.

Fue un día feliz cuando ese rayo de luz se asomó por mi ventana, ahora le llamo más a menudo le invito a pasar, le digo ven conmigo vamos a andar te necesito para iluminarme el camino y él se ha encariñado tanto conmigo que cada vez que me levanto por la mañana ese rayo de luz se asoma por mi ventana.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s