LUPUS Y DEPRESION

El vivir la vida con lupus puede ser desafiante. Es normal que sienta infelicidad, frustración, ira, o tristeza por cuenta de los síntomas que aparecen y desaparecen, los brotes y las remisiones, y por la incertidumbre de lo que le espera cada día. También es normal lamentar la pérdida de la vida que tenía antes de desarrollar lupus.

Conforme va aprendiendo más acerca de lupus y como ajustar y adaptarse a los cambios necesarios de la vida, los sentimientos de infelicidad, frustración, enojo y tristeza disminuyeran.

Sin embargo, hay una diferencia entre los sentimientos negativos temporáneos y los sentimientos negativos abrumadores y duraderos, que pueden señalar una enfermedad seria pero tratable denominada depresión clínica.

Los Síntomas de la Depresión Clínica

Se considera que las persona tienen depresión clínica cuando tienen un estado de ánimo deprimido o irritable, baja energía, y otros síntomas en la siguiente lista que duran por más de unas semanas y son lo suficientemente severas que interrumpen las actividades del día. Probablemente el mejor marcador de la depresión clínica es la falta de interés en hacer las actividades y atender las responsabilidades que anteriormente eran importantes. Por ejemplo, si usted encuentra que se dice así mismo, “Antes disfrutaba de trabajar en el jardín, cocinar y asistir a la iglesia. Ya no me interesa hacer ninguna de esas cosas”.

La depresión clínica puede ser provocada por el lupus, por la variedad de medicamentos que se utilizan para tratar el lupus, y/o por cualquier factor y fuerza en la vida de persona que pueda no estar vinculada con el lupus.  Por razones que no se entienden completamente, las personas con enfermedades crónicas experimentan con frecuencia este tipo de depresión.

Si los síntomas de la depresión clínica se detectan y tratan apropiadamente, pueden mejorar.

Aquí tiene una lista de los síntomas psicológicos y físicos más comunes de la depresión clínica:
  • Sentirse desesperanzado o indefenso
  • Tristeza
  • Llorar (sin motivo)
  • Insomnio, no dormir bien o dormir en exceso
  • Cambios de apetito que resultan en perdida o aumento de peso
  • Sentirse inseguro, ansioso o irritado
  • Sentirse culpable o arrepentido
  • Bajo autoestima o sentir falta de valor
  • Inhabilidad en concentrarse o dificultad al pensar
  • Disminución de la memoria
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Falta de interés en las actividades que antes disfrutaba
  • Falta de energía
  • Función mental lenta o nublada
  • Poco interés en la actividad sexual
  • Pensamientos recurrentes sobre la muerte o el suicidio

El Diagnóstico

La depresión clínica puede no ser reconocida en las personas con lupus porque sus síntomas se parecen a los del lupus activo. Por ejemplo, la falta de energía, dificultad al dormir y poco interés en la actividad sexual pueden atribuirse al lupus. Sin embargo, estos también son síntomas de la depresión clínica.

Las Causas

Una variedad de factores pueden contribuir a la depresión clínica en personas con enfermedades crónicas. La causa más común es el estrés emocional y psicológico vinculado con sobrellevar una enfermedad crónica. Añadir a esto las preocupaciones económicas, sociales y laborales.
Además, varios medicamentos que se utilizan para tratar el lupus – especialmente los corticosteroides- pueden causar depresión clínica. La depresión clínica puede ocurrir cuando ciertos órganos o sistemas de órganos son afectados por lupus (como el cerebro, el corazón o los riñones). Un brote de lupus también puede desencadenar la depresión clínica, tanto porque no se siente bien como  porque puede parecer que nunca se librará de lupus.

Hechos Sobre la Depresión Clínica y Lupus

  • Entre el 15 y 60 por ciento de las personas con enfermedades crónicas experimentan depresión clínica.
  • La depresión clínica puede resultar por los efectos del lupus sobre el cuerpo.
  • Algunos de los medicamentos que se utilizan para tratar el lupus- especialmente los corticosteroides como la prednisona (en dosis altas de 20 mg o más) – juegan un papel en la causa de la depresión clínica.
  • La depresión clínica puede resultar por la serie de estrés emocional y psicológico continuo vinculado con estar viviendo con una enfermedad crónica.
  • La depresión clínica puede resultar por problemas neurológicos o experiencias no relacionadas con el lupus.
  • La depresión clínica también puede producir ansiedad, que puede empeorar los síntomas físicos (como el dolor de cabeza, dolor de estómago, etc.).
  • Dos sentimientos comunes asociados con la depresión clínica son la desesperación y los sentimientos de impotencia.
  • Las personas que se sienten desesperadas creen que sus síntomas no van a mejorar. Las personas que se sienten impotentes creen que están más allá de la ayuda- que a nadie le importa lo suficiente para tratar de ayudarlos o que, aun si lo intentaran, no serían exitosos.

¿Qué Puede Hacer?

Por lo general, la depresión clínica mejora con una combinación de psicoterapia y medicamentos.

Busque psicoterapia. No debe sentirse avergonzada o indeciso al preguntarle a su doctor por una referencia a un psiquiatra, un psicólogo o a un terapeuta. La psicoterapia, bajo la guía de un profesional con entrenamiento, puede ayudarle a entender sus sentimientos, su enfermedad, y sus relaciones, y puede ayudarle a enfrentar el estrés más eficazmente. La terapia de comportamiento cognitivo-un tipo especial de psicoterapia-puede ser de gran ayuda cuando está tratando de vivir con una enfermedad crónica. Los grupos de apoyo que son dirigidos por un terapeuta  o un consejero con entrenamiento,  como los que son organizados por la red nacional de la Fundación Americana de Lupus, también pueden ayudarle a enfrentar los síntomas de la depresión clínica.

Tome medicamentos antidepresivos. Varios tipos de medicamentos prescritos pueden ayudar a aliviar los efectos de la depresión clínica. Los medicamentos para la ansiedad también están disponibles y ayudan a disminuir la preocupación y el miedo. En algunas personas, la mejoría se puede presentar unas semanas después de iniciar el medicamento.

Encuentre diferentes modos de reducir el dolor. El dolor crónico puede ser un factor en el desarrollo de la depresión clínica. Además del medicamento (que también juega un rol en la depresión clínica), los expertos, con frecuencia, recomiendan otros modo de conquistar- o por lo menos reducir- el dolor crónico, tal como yoga, Thai Chi, Pilates, acupuntura,  biofeedback, meditación, cambios de comportamiento, terapia de juego, o cuidado quiropráctico.

Usted puede considerar usar tratamientos de venta libre para tratar su depresión y/o el dolor. Es importante que hable con su reumatólogo o su doctor primario sobre todas las hierbas o suplementos antes de probarlos ya que ciertos ingredientes pueden causar una reacción con sus medicamentos prescritos.

Ejercítese más. Si no tiene limitaciones físicas, tome parte en algún tipo de actividad física todos los días como caminar el perro, trabajar en el patio o en jardín, o ir a caminar a un centro comercial.

Mejore sus hábitos de sueño. La falta de sueño reparador puede causar muchos problemas de  salud que incluyen los síntomas de la depresión clínica. Para mejorar sus hábitos de sueño, y a la misma vez mejorar su bienestar, trate de hacer lo siguiente:

  • Duerma de 7 a 8 horas en un periodo de 24 horas.
  • Haga actividad aeróbica todos los días, como caminar apresuradamente- o lo que pueda hacer.
  • Evite la cafeína, la nicotina, y el alcohol por varias horas antes de acostarse.
  • Conozca cuales medicamentos pueden causar somnolencia o pueden causarle dificultad al quedarse dormido, y tómelos durante el día.
  • Asegúrese que su colchón y sabanas sean cómodas, y que la temperatura y la cantidad de oscuridad en su habitación sean apropiadas.
  • Incluya periodos de descanso cuando los necesite durante el día.

Si todavía no duerme lo suficiente, encuentre un centro para trastornos de sueño de buena reputación y hable con su doctor acerca de sus medicamentos y/o las posibles causas de sus dificultades para dormir.

Construya un sistema de apoyo. Manténganse en contacto con sus familiares, sus amistades del trabajo anterior, o sus amigos de toda la vida. Para mantenerse en contracto, haga llamadas, únase a Facebook, o intente hacer llamadas por videoconferencias, o considere añadir un animal de compañía a su familia.

Cambie su auto diálogo. Los sentimientos de ira  y autocompasión pueden traer consigo pensamientos contraproducentes, como por ejemplo el pensar, “No es justo. No he hecho nada malo. ¿Porque tengo que ser soy yo la que padece de esta enfermedad?” o “Soy muy débil para enfrentarme a esta enfermedad”.  Reemplace el auto diálogo negativo y contraproducente con pensamientos verdaderos y producentes tal como el siguiente: “Me siento mal pero aun así tengo muchas bendiciones”.

Haga una lista de todas las personas y cosas en su vida por las que esta agradecida: el tener un esposo o ser querido amoroso; sus hijos, y los hijos de su familia extendida; familiares cariñosos; los buenos amigos, una mascota bien querida; su trabajo o pasatiempos que disfruta y puede hacer; su hogar; las actividades voluntarias; la hermandad en su escuela, un lugar de adoración, o un centro comunitario.  Trate de añadir más cosas a esta lista todos los días.

Descubra el valor de ser voluntario. Ofrecerse de voluntariado puede proveerle beneficios emocionales. El ayudar con una causa benéfica de valor para usted puede crear conexiones sociales y de apoyo.  El ayudar a otros puede tener un impacto positive en su sentido de bienestar.

Esfuércese por aceptar la persona que ahora es. Tome su tiempo y no se sienta mal al delegar algunas de sus responsabilidades. Pida ayuda y acepte la ayuda de buena gana. Finalmente, enfóquese en lo que tiene y en lo que puede hacer, en vez de pensar en lo que no tiene y no puede hacer.

Tal como la depresión clínica se desarrolla con el tiempo, el conquistar la depresión clínica también es un proceso gradual. Sin embargo, la mayoría de las personas encuentran que, con el tiempo, su actitud y sentido de bienestar mejoran en gran medida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s